• f1.jpg
  • f2.jpg
  • f3.jpg
  • f4.jpg
  • f5.jpg
  • f6.jpg
  • f7.jpg
  • f8.jpg
  • f9.jpg

 

Si usted la ve por primera vez en una calle de Medellín o de Bogotá puede que se confunda. Esta mujer de casi un metro con ochenta, de pelo rubio y corto, lleva hoy puesta una camisa color salmón con la palabra 'Latina'. Habla perfecto español con acento paisa. A simple vista, parece una modelo top. En vez de usar cartera lleva consigo una trompeta. Su fiel compañera a la que dedica dos horas diarias de ensayos. Y, aunque su corazón es colombiano, nació en Holanda.

Cuando Maite Hontelé (Utrecht, 1980) tenía 9 años comenzó a escuchar la colección de música antillana de su padre: son cubano, charanga, salsa. Y poco a poco fue creciendo su interés por esos ritmos. Así que decidió estudiar jazz y luego música latina en el Conservatorio Rotterdam (Países Bajos) para después convertirse en una artista y viajar por varias ciudades de Europa. 


Ha sido invitada a presentaciones, videos y colaboraciones con artistas como Rubén Blades, Buena Vista Social Club, El Gran Combo de Puerto Rico, Óscar de León, entre otros. Tiene cuatro álbumes: Llegó la Mona (2009), Mujer Sonora (2010) y Déjame así (2013) (con el que fue nominada al Grammy Latino en la categoría mejor álbum de salsa en 2014) y Para ver un querer (2015). Hoy se encuentra preparando los últimos detalles de su próximo trabajo discográfico: Cuba linda, que será su quinto álbum y se publicará en octubre. 

Como buena holandesa, se transporta en bicicleta...

Tengo dos bicicletas: una en Bogotá y otra en mi casa en Medellín. Siempre tengo un casco colgando en la puerta. Así que, con la trompeta en el hombro, trato de montar bici todos los días e ir a los ensayos. Se trata además de ser consciente con el medioambiente y dar un ejemplo. 

¿También por eso es vegana?

Sí. Desde hace años soy vegetariana. Y desde hace meses estoy intentando ser vegana. Estoy viendo cuánto voy a aguantar (risas).

¿Siempre soñó con vivir en Colombia?

Nunca imaginé mudarme a Colombia. Fueron la música y el amor los que me motivaron a hacerlo hace ocho años. No imagino cosas, solo trabajo duro y soy consistente. Por ejemplo, el disco que viene ahora en octubre es un sueño.

Hablemos sobre ‘Cuba Linda’

Desde hace mucho soñaba con hacer este proyecto. Estuve en La Habana grabando en los estudios Egrem, donde Buena Vista Social Club grabó su álbum más famoso. Entonces, entre la productora Merlín de Medellín y Egrem fue posible hacerlo. Y es algo muy bonito. Entre los invitados estarán Isaac Delgado, la Orquesta Aragón; Roberton, de Los Van Van de Cuba; Goyo, de Chocquibtown y Vicente García.

Nunca imaginé mudarme a Colombia. Fueron la música y el amor los que me motivaron a hacerlo hace ocho años

  • FACEBOOK
  • TWITTER

¿Cómo nace una canción suya?

Todas son escritas por Juancho Valencia. Él piensa en un ritmo que a mí me gusta y se inspira. En este disco, por primera vez voy a incluir una canción mía. Me atreví. Fui a Cuba en diciembre y enero. Miré el ambiente. Escribí una canción a Trinidad, al sur de La Habana; allá desarrollé más la composición. Fue todo un proceso. 

¿Qué dice usted cuando se sorprenden al ver a una holandesa interpretando música antillana, que casi siempre ha sido cosa de hombres?

No hay una razón por la cual una mujer no pueda hacer lo mismo que un hombre. Un hombre no tiene la ventaja. A mí siempre me gustó. Dije que quería tocar salsa y busqué mi camino. No fue fácil, pero afortunadamente en Holanda hubo posibilidades. Creo que si uno tiene algo en la cabeza, debe perseguir ese sueño. Sería una lástima vivir porque sí. 

¿Cómo ve el futuro de la música antillana?

Necesitamos más personas de la nueva generación que recuerden y respeten esos ritmos dándoles un giro nuevo. Que suene a 2017 sin ser reguetón. Y, qué pena que lo diga, pero necesitamos más música buena en la radio. Está sonando lo que se hace con menos amor y es más plástica. Eso es muy grave. 

¿Qué propone?

Me encantaría tener un sistema educativo en el que desayunes con Bach, porque apenas te estás despertando y necesitas un poquito de música clásica. Después algo de jazz o salsita. Luego música popular, de planchar. Se necesita más diversidad. La música antillana no está destinada a morir, ojalá haya más espacio. Qué rico sería que J. Balvin programara en su música algo con son cubano. 

¿Así como toca, baila?

Me gusta bailar y me defiendo. Hago el pasito básico: izquierda y derecha. Hago mis vueltitas. Eso sí, pongo a bailar a todo el mundo (risas)

Fuente: El Tiempo

Búscanos en:

Mapa Radio

Visitantes

Hay 14 invitados y ningún miembro en línea