• f1.jpg
  • f2.jpg
  • f3.jpg
  • f4.jpg
  • f5.jpg
  • f6.jpg
  • f7.jpg
  • f8.jpg
  • f9.jpg

 

Por Jaime Torres Torres para Fundación Nacional para la Cultura Popular



Tras el documental biográfico “Yo Soy la Salsa”, rodado en República Dominicana y exhibido en San Juan en 2014, en agenda aparece la publicación de un libro que el propio músico dominicano y su esposa Cuqui le encomendaron al periodista y escritor puertorriqueño Juan Moreno Velázquez, autor de las obras “Desmitificación de una Diva: La Verdad sobre La Lupe” (2001), “La Reina es la Rumba: Por Siempre Celia” (2005) y “Maelo: Hijo de Borikén, Rey de los Soneros” (2008).

Moreno Velázquez considera dos títulos: “Pacheco: El Maestro” y “Tres de Café”, pero la decisión final le corresponderá al legendario genio musical y artístico de Fania Records.

“Con Pacheco siempre ha habido una relación y nos hemos llevado muy bien. No fui yo quién abordé a Pacheco sino Pacheco me abordó a mí para el libro. Un sábado estaba en casa escuchando música y preparando una clase y me dijo que le interesaba que escriba su biografía y desde ese momento los fines de semana nos sentamos en su casa a conversar”, dijo Moreno Velázquez.

La narración será en primera persona, como si se tratara de un monólogo en el que Johnny revela detalles desconocidos de su vida y trayectoria artística.

“Es muy jocoso en la manera en que cuenta las cosas. Esto es una transcripción, no es un trabajo investigativo como tal. Este libro permite que el lector tenga interacción con Johnny. Hay preguntas, pero en verdad dejo que él cuente su vida y su historia con Fania. Es un libro que al leerlo uno se está riendo desde que inicia hasta que termina”.

La mayor dificultad afrontada por el autor fueron las interrupciones en la conversación porque Johnny no puede permanecer sentado muchas horas.

“Él está muy claro de su mente. Su condición no le permite sentarse a hablar por horas. Por eso se ha demorado más de lo que usualmente tarda un proyecto de esta índole”.

Johnny, que cumplió 82 años el pasado 25 de marzo, padece de Parkinson, según el autor. Y necesita asistencia cuando camina.

“Él dice que lo bueno que tiene esta enfermedad es que pone la mano al lado del güiro y el güiro toca solo. Es increíble su sentido del humor”.

La historia se remonta a su niñez en Santiago de los Caballeros y abarca su llegada a Nueva York; su encuentro con músicos como los hermanos Palmieri y Barry Rogers, y su asociación con Jerry Masucci.

“Es cronológica; desde sus experiencias al lado de su papá; cómo organiza combitos con sus hermanos y anécdotas como la de un Día de Reyes en que su papá estaba tocando y Johnny había puesto la yerba debajo de la cama y aun estaba allí al despertar. Johnny lloraba y su papá se lo llevó a una tienda a comprarle una armónica y a los dos días estaba tocando “Compadre Pedro Juan”.

El capítulo más revelador, según Moreno Velázquez, será el dedicado a sus acciones en Fania Records. “Vamos a exponer cómo pierde su fortuna. Se suponía que Johnny y Masucci tuvieran 50% y 50%, pero la mamá de Masucci les prestó $2,500 para hacer el primer disco “Cañonazo” y luego cambia a 55% y 45%. Johnny estuvo envuelto en el ángulo musical de la Fania y Masucci en el comercial. Así fue que Masucci obtuvo la potestad de la compañía y se convierte en el socio mayoritario de Fania”.

Aunque es un asunto un tanto neurálgico, Moreno Velázquez también expone en voz de Pacheco las lagunas en la administración de las finanzas de la compañía.

“En la Fania ocurrieron muchas cosas. En el proceso se abusó de la fuerza de algunos sobre otros. Pacheco se abre en el sentido de que no le jugaron las cartas correctamente. En la Fania hubo un momento en que mucha gente metió la mano y sin hacer acusaciones se hacen inferencias. Una pena que un sello que alcanzó tanta prominencia, como la Fania, cayera por la falta de visión”.

Moreno Velázquez alude a la época, entre 1976 y 1979, en que en plena consagración mundial, Masucci firmó con Columbia Records para lanzar los discos experimentales “Delicate and Jumpy” [arreglado y producido por Gene Page, con el guitarrista Steve Winwood de invitado especial], “Rhythm Machine” [con invitados como el guitarrista Eric Gale y el tecladista Bob James], “Spanish Fever” [con la Fania All Stars reforzada con Maynard Ferguson, Hubert Laws y David Sanborn] y “Crossover”.

“Comenzaron a decaer cuando Masucci se fue con Columbia Records y comienzan a grabar aquellos temas que se alejaron de la tradición afrocubana, como “Ella fue”, como parte de un proceso en que se pretendió convertir a la Fania en un Earth, Wind & Fire. También cambió al concepto de grabar a los cantantes solos y eso provocó que todo sonara igual porque eran los mismos músicos con los mismos arreglistas”, sostuvo Moreno Velázquez.

Si algo, definitivamente, quedará meridianamente claro con la eventual publicación del libro es que Johnny Pacheco es el motor que impulsó mundialmente la maquinaria de la cultura latina.

“Es una figura de prominencia en el desarrollo de nuestra música y muy influyente en llevar nuestra música al mundo. A veces nos dividimos en tribus y grupos étnicos, pero Johnny se propuso hacer algo de importancia y lo logró para beneficio de todos los latinos”.

Fuente: Latina Stereo 

Búscanos en:

Mapa Radio

Visitantes

Hay 19 invitados y ningún miembro en línea