SONIDO, ASPECTO A MEJORAR EN LOS ESPECTÁCULOS EN GUAYAQUIL

Lcdo. Jhonny Vargas Flores MSc

En un espectáculo, indudablemente que, el artista es la atracción central del       mismo; pues si se lo contrata es por el éxito que tiene, su trayectoria, aceptación, producción discográfica, buena relación con los medios y un sin número de temas relacionados con su imagen e incluso con su vida personal. A esto hay que sumarle el plus que le da el márquetin, la propaganda y la publicidad para mantener al trabajador de los escenarios en los primeros lugares de preferencia de la gente.

                            Dentro de la organización de estos eventos, además de estos aditamentos, existen elementos menos visibles al público como la conformación de los grupos musicales que acompañan al artista en su show; pues, en la mayoría de los casos, las figuras del espectáculo viajan con un grupo base y el resto de músicos son de la localidad; a esto debemos agregarle algunas excentricidades, intimidades en el camerino, toques de tramoya y de más aspectos que en la mayoría de las veces son parte activa del espectáculo pero velada para la masa que admira el arte y talento de los obreros de la música.

                           Todo esto contribuye al Show; pero cuando el artista entra en un contacto directo y personal con el público, es cuando suelen aparecer como fantasmas, algunos elementos que importunan y van en desmedro del espectáculo; por lo menos para quienes quieren ser honestos y lo hacen sin abusar de la tecnología y sus recursos, es decir en vivo, por lo que la gente pagó su entrada.

                            Dentro de estos fantasmas están: desafinación en orquesta y coros, iluminación no adecuada, problemas tras bastidores, inconformidades del artista, escenario no adecuado, entre otros. Estos aspectos son no tan apreciados por el público, porque para detectarlos, se debe tener cierto conocimiento en áreas relacionadas con estos aspectos eminentemente técnico-musicales; pero algo que molesta al público y lo aprecia porque es parte visible del espectáculo, es la mala calidad del sonido por aspectos de operatividad, acústicos y eso hace que la gente no apoye a los artistas, sobre todo nacionales, ya que los extranjeros por lo general traen su propio sonidista.

                            Una materia pendiente e importante que hay que resolver, pues el sonido en un espectáculo es la garantía del mismo y un plus importante para la organización de eventos de trascendencia y calidad, que hagan de Guayaquil y Ecuador, una plaza que garantice a los artistas locales y foráneos la organización de espectáculos atractivos y de calidad para el mundo.

(HASTA PRONTO)

 

Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *